Al utilizar este sitio web, acepta nuestra política de uso de cookies. Para obtener más información, consulte nuestra política de privacidad y uso de cookies.

OK
Programar llamada web

Programar llamada web

Rellene sus datos y nos pondremos en contacto con usted para programar la llamada web
* Este campo es obligatorio

NEWCO es una empresa de servicios profesionales especializada en la operacionalización de la inversión extranjera en Portugal, incluida la isla de Madeira y Malta (proveedor de servicios de inversión interna).

Madeira - El vino indestructible
04 mar 2021

Madeira - El vino indestructible

Las vertiginosas laderas de Madeira no son el escenario tradicional para la plantación de vino. La orografía de la isla no permite realizar grandes exploraciones, lo que obliga a los productores a centrarse en la calidad más que en la cantidad: "son pocos, pero buenos", como dice la sabiduría popular. El Vino de Madeira tiene una historia accidentada y fascinante y un futuro prometedor.

 

El origen

Primero, una pequeña lección de historia. La isla de Madeira fue descubierta en 1419 por navegantes portugueses en plena Edad de Oro de los Descubrimientos. Tierra hasta entonces prácticamente intacta por la civilización, los primeros cultivos introducidos en suelo madeirense fueron el trigo, la caña de azúcar y la vid. Según los relatos históricos, la primera variedad de uva plantada en Madeira fue la Malvasia Candida, importada de la isla griega de Creta a petición del príncipe Enrique el Navegante. Más tarde se introdujeron otras variedades de uva, como Sercial, Boal, Verdelho y Tinta Negra.

Hacia el siglo XVI, la industria vinícola de Madeira comenzó a ganar notoriedad, suministrando vino a las colonias americanas y aprovechando la situación geográfica de Madeira como escala en los largos viajes marítimos entre Europa y América. Para evitar que el producto se deteriorara durante el viaje, se añadía al vino alcohol de caña destilado, lo que lo estabilizaba. Sin embargo, el transporte marítimo tenía otro efecto secundario: las altas temperaturas a las que se almacenaban los barriles en las bodegas de los barcos transformaban el vino, dándole unas características únicas. Este proceso de envejecimiento es lo que distingue al vino de Madeira y lo hace tan apreciado.

 

Indestructible

Madeira procede de suelos basálticos y volcánicos escarpados, ricos en ácidos y minerales como el hierro y el magnesio, que junto con la proximidad del mar producen vinos de gran acidez y salinidad. La mayoría de los vinos de Madeira se producen a partir de la variedad de uva Tinta Negra, mientras que las uvas blancas utilizadas -las llamadas "nobles"- son Malvasía, Bual, Verdelho y Sercial. También se utiliza la variedad de uva Terrantez, aunque con menor frecuencia. La vendimia se realiza casi exclusivamente a mano, con métodos tradicionales.

Después de la fermentación, el Madeira entra en un proceso de envejecimiento llamado Estufagem. El vino se expone al calor y al aire para recrear el clima tropical de los viajes por mar de antaño. Existen varios métodos de estufagem. El más tradicional y que requiere más tiempo, reservado para el Madeira más fino, es el Canteiro. Este método consiste en almacenar el vino en barricas de madera expuestas al calor del sol, envejeciendo el vino de forma natural durante muchos años. Este proceso confiere al vino una estabilidad legendaria. Incluso una botella abierta conserva sus propiedades sin cambios durante varias décadas. Es un vino del que se dice que es "indestructible".

 

La cata

El Madeira se produce en gran parte con Tinta Negra, la variedad de uva más cultivada en Madeira. Sin embargo, esto solía asociarse a una calidad inferior, quedando relegada a una segunda clase detrás de las variedades llamadas "nobles". El uso de la Tinta Negra en Madeira se hacía en secreto, y su referencia en las etiquetas estaba prohibida. En los últimos años ha crecido la popularidad de esta variedad para vinos más sofisticados. Hoy en día la Tinta Negra es aceptada al mismo nivel que las llamadas "nobles" y ya aparece en un lugar destacado en las etiquetas, como por ejemplo el Barbeito Single Harvest Tinta Negra 2007. Los estilos tradicionales de Madeira son homónimos de las 4 variedades de uva "nobles" que los componen: Sercial (seco), Verdelho (medio seco), Bual (medio dulce), Malvasía (dulce). El Terrantez, con un grado de dulzura entre el Verdelho y el Bual es menos frecuente porque esta variedad estuvo a punto de extinguirse en la isla.

También es importante mencionar el Rainwater, un estilo muy apreciado especialmente en Norteamérica. El Rainwater es más ligera que el vino tradicional de Madeira, medio seco y suele ser una mezcla de Tinta Negra y Verdelho. La leyenda dice que se llama así por un incidente relacionado con un cargamento de vino de Madeira destinado a las colonias americanas que se almacenó incorrectamente en un muelle y se diluyó con la lluvia. Los comerciantes, al darse cuenta de lo sucedido, vendieron el cargamento como un "nuevo estilo" de vino de Madeira y se sorprendieron de la gran popularidad. Y el resto, como se dice, es historia.

El Madeira puede comercializarse como Reserva, Reserva Vieja o Reserva Extra (con 5,10 y 15 años de envejecimiento, respectivamente), Colheita o Frasqueira (con un envejecimiento mínimo de 20 años en cantera).

El vino de Madeira suele considerarse un aperitivo y/o un digestivo y se consume como tal. Aun así, sus diferentes estilos, que mezclan dulzura y alta acidez, van muy bien con postres dulces, quesos y platos calientes, incluso de carácter cítrico o balsámico. Para una experiencia única de viaje en el tiempo, busque una Madeira Frasqueira de 20, 30, 40 o más años.

 

El vino de Madeira es solo uno de los aspectos culturales de la isla de Madeira - el mejor destino turístico insular del mundo desde 2015. ¡Por no hablar del ventajoso entorno empresarial! Consulte nuestro guía (más abajo) o póngase en contacto con nosotros para obtener más información.

Sepa más:


Folleto

Guía: Vivir en Portugal

download